Brazo de gitano rayado con pasta de cigarrillo

Brazo de gitano rayado con crema de cigarrillo

Hoy os traemos un básico de repostería que puede resultar muy útil para aquellos que quieran decorar un bizcocho, una tarta o un pastel enrollado: la pasta de cigarrillo. Con esta pasta podréis dibujar rayas, flores, lunares o incluso escribir un nombre... cualquier cosa a la que os lleve vuestra imaginación. Además, que se puede teñir de cualquier color empleando colorante, así que las posibilidades son infinitas.

La verdad es que yo no conocía esta pasta y nunca la había empleado hasta que un día viendo un concurso de reposteros francés vi cómo realizaban diferentes tartas con motivos empleando esta pasta. Y claro, me pudo la curiosidad y nos pusimos manos a la obra en casa en cuanto tuvimos ocasión.

En esta ocasión, el consorte bloguero (que tiene mucha más paciencia para estas tareas que una servidora) ha realizado una plantilla para un efecto a rayas que queda muy vistoso en este brazo de gitano. ¿Os animáis a experimentar? 

¿Qué necesito?

Para la pasta de cigarrillo:
75 gr de clara de huevo
75 gr de mantequilla 
75 gr de azúcar glas
50 gr de harina
25 gr de cacao en polvo

Para la masa del bizcocho:
4 huevos
125 gr de harina
125 gr de azúcar
pizca de sal

¿Cómo lo hago?

En primer lugar, cortamos la mantequilla en dados (que debe estar a temperatura ambiente) y la batimos con la batidora eléctrica hasta que quede en punto pomada. Incorporamos el azúcar glas previamente tamizado y mezclamos bien. Añadimos las claras y batimos enérgicamente todo hasta obtener una masa lisa y homogénea. Por último. agregamos el cacao y la harina y mezclamos todo bien hasta obtener una pasta lisa.


Ahora que ya tenemos la pasta de cigarrillo la colocamos en una manga pastelera y la reservamos en el frigorífico para que adquiera algo de consistencia y sea más fácil trabajar con ella.

Ahora es el momento de realizar la plantilla del dibujo que decorará el brazo de gitano. En este caso hemos optado por un diseño a rayas. así que con ayuda de una regla y un boli (y la enorme paciencia de mi consorte), hemos realizado el diseño sobre una capa de papel.

A continuación, colocamos el papel de horno sobre la plantilla y siguiendo el dibujo, disponemos la pasta de cigarrillo que decorará el bizcocho. Con mucho cuidado y sosteniendo por las cuatro puntas, trasladamos el papel de horno con la masa a la placa de horno. Reservamos la placa de horno en el frigorífico mientras preparamos la masa del bizcocho.



Es el turno de la masa del bizcocho. Montamos las claras de los huevos a punto de nieve con una pizca de sal. Reservamos. Por otro lado, batimos las yemas con el azúcar hasta que blanqueen y tripliquen su volumen. Tendremos que batir con unas varillas eléctricas mínimo unos 10 minutos. Añadimos poco a poco la harina previamente tamizada y la incorporamos con cuidado a la masa, con ayuda de una espátula y movimientos envolventes y suaves. Una vez que hayamos incorporado toda la harina, agregamos las claras a punto de nieve y las incorporamos también con movimientos envolventes para no destruir el aire de la masa y que no baje.

Ahora que tenemos lista la masa del bizcocho, la vertemos sobre la placa de horno cubriendo la pasta de cigarrillo y con mucho cuidado, para no destruir el dibujo, alisamos la superficie. Horneamos el bizcocho a 180º unos 10 minutos, hasta que veamos que la superficie comienza a estar ligeramente dorada. 


Retiramos el bizcocho del horno y con ayuda de una bandeja le damos la vuelta y lo colocamos sobre un paño de algodón. Habrá que darle una segunda vuelta al bizcocho, para que las rayas queden por la parte exterior. Una vez que las rayas están por abajo, ya podemos enroscarlo para darle forma. debemos enroscarlo mientras todavía esté caliente, para no correr el riesgo de que rompa el bizcocho.   


Lo dejamos reposar hasta que enfríe y lo podamos rellenar con nata montada, trufa, crema pastelera o crema de pistacho, por ejemplo. ¿Os gusta el resultado?


¿Qué más necesito saber?

  • Si en lugar de pasta de cigarrillo al cacao, queréis realizar pasta de cigarrillo normal blanca para poder teñirla con colorante, solo tenéis que sustituir la cantidad de cacao por harina.
  • Esta pasta es algo seca, así que conviene aportarle algo de humedad extra al bizcocho emborrachándolo antes de rellenarlo.

1 comentario:

  1. Cambiale el nombre. Aunque sea el suyo, cambiaselo. No resulta nada apetecible una pasta de cigarrillo ni de cigarro, ni nada parecido.
    Cambiale el nombre. Pasta de mantequilla o pasta para extruir o cualquier cosa que no tenga que ver con el tabaco.

    ResponderEliminar